jueves, 29 de enero de 2009

Brillo global, una amenaza más para el cambio climático

A menor contaminación del aire, más cambio climático. En apariencia contradictorio, se trata de un efecto del "brillo global", un fenómeno que se estaría produciendo desde hace tres décadas, según un reciente estudio. En cualquier caso, los científicos recuerdan que el clima es tan complejo que se requieren más investigaciones para conocer correctamente el alcance de los cambios que puede experimentar.

La niebla, la neblina y la bruma se han reducido en Europa en las últimas tres décadas, lo que habría contribuido al calentamiento global entre un 10% y un 20%, según un estudio publicado recientemente en la revista Nature Geoscience. Sus autores, un grupo de investigadores encabezados por Robert Vautard, de la Comisión Francesa de la Energía Atómica (CEA en sus siglas francesas), creen que este hecho podría explicar que durante dicho periodo Europa se haya calentado 0,5 grados por década más de lo predicho por los modelos de cambio climático.

Los investigadores han analizado los datos de 342 estaciones meteorológicas y han descubierto que el número de fenómenos de "baja visibilidad" se ha reducido "de forma masiva" en un 50% desde los años 70 del siglo XX. La reducción de la contaminación ambiental sería la principal causa, según los expertos de la CEA. En concreto, destacan la disminución de las emisiones de dióxido de azufre (SO2), gracias al endurecimiento de las normas medioambientales europeas y al desmantelamiento de la industria pesada de la antigua Unión Soviética.

Este descubrimiento reforzaría el fenómeno conocido como brillo global, lo que invertiría la tendencia de su opuesto, el "oscurecimiento global". Las partículas contaminantes oscurecen las nubes, y la niebla y similares no son más que nubes a nivel del suelo. Con unos cielos más oscuros, la radiación solar que atraviesa la atmósfera es menor. En cambio, un cielo despejado, más "brillante", permite que una mayor radiación solar alcance la superficie terrestre, lo que se traduciría en un aumento de las temperaturas.


miércoles, 28 de enero de 2009

El Banco Mundial lanza sus primeros ‘Bonos Verdes’

El Banco Mundial lanzó recientemente sus primeros “bonos verdes” destinados a generar fondos adicionales para proyectos o programas que apoyan las actividades de baja emisión de carbono en países clientes. En asociación con el banco europeo SEB, el Banco Mundial recaudó aproximadamente 350 millones de dólares por medio de varios inversores institucionales clave de Escandinavia.

La emisión del bono responde al creciente interés de inversores sostenibles o socialmente responsables, como así también de algunos inversionistas individuales que desean apoyar los proyectos relacionados con el cambio climático en los países en desarrollo.

Uno de los objetivos de este marco es ayudar a estimular y coordinar nuevos financiamientos para medidas relacionadas con el clima, provenientes del sector público y privado. Es la primera vez que el Banco ofrece bonos para recaudar fondos destinados a un programa específico.

“Abordar el cambio climático requerirá abundantes recursos que sólo podrán provenir de un flujo bien organizado de capitales públicos y privados. Esta transacción es un importante esfuerzo anticipado para mostrar uno de los modos en que puede realizarse”, dijo el presidente Robert Zoellick en una declaración emitida cuando el Banco lanzó los bonos.


martes, 27 de enero de 2009

La plataforma de hielo Wilkins está a punto de colapsar

La plataforma de hielo Wilkins, en la península antártica, se convertirá pronto en la décima capa de hielo flotante en desaparecer en el océano de los últimos 50 años. Las plataformas de hielo son extensiones de capas de hielo continental que flotan en el mar. Pueden tener varios metros de grosor. La mayor de la Antártida, lade Ross, es tan grande como Francia.

Desde la primavera pasada, la plataforma Wilkins se mantiene pendiente de un hilo, y actualmente está unida por una franja de hielo de apenas 40 kilómetros de largo y 500 metros de espesor en su punto más estrecho. Según los científicos, su colapso es inminente y es un milagro que no haya ocurrido ya.

Hemos venido a la Plataforma Wilkins para verla morir“, dice David Vaughan, glaciólogo de la Inspección Antártica Británica (British Antarctic Survey). La plataforma tiene una superficie de miles de kilómetros cuadrados y sobresale 20 metros por encima del mar junto a la península antártica. La franja que la mantiene en su sitio, ahora de 40 kilómetros, era hace 50 años de 100 kilómetros.

En su origen, la plataforma Wilkins cubría 16.000 kilómetros cuadrados. En las últimas décadas ha perdido el tercio de su superficie, pero aun así sigue siendo del tamaño de Jamaica. “Realmente podría desprenderse en cualquier momento”, añade Vaughan, aunque quizás pueda durar semanas o meses. Una vez se desprenda, el hielo será absorbido por el mar.

En los últimos 50 años otras nueve plataformas han retrocedido o colapsado alrededor de la península antártica: Larsen A, Larsen B y Larsen C, Príncipe Gustav, Muller, Jones, Wordie, George VI norte, George VI sur y Wilkins. En total, se estima que han desaparecido unos 25.000 kilómetros cuadrados de hielo.

“Tanto ésta como las otras nueve plataformas que hemos visto con una trayectoria similar son consecuencia del calentamiento”, dice Vaughan. Algunas de ellas tenían al menos 10.000 años de edad. En el continente, el espesor medio del hielo es de unos tres kilómetros, y se han extraído “testigos” (muestras) de hasta 800.000 años.

La pérdida de plataformas continentales no suele afectar al nivel del mar significativamente porque es hielo que en buena parte está sumergido en el agua. Lo que sí preocupa a los científicos es que, al desaparecer, permita el desplazamiento de los glaciares continentales hacia el mar, algo que sí alterará el nivel del agua.

La temperatura en la península antártica ha aumentado unos 3ºC desde 1950, en contraste con el resto del continente blanco, donde apenas se han registrado indicios de calentamiento. O al menos esto es lo que se creía hasta ahora, ya que en un estudio científico que esta semana publicará la revista Nature se avanza que en los últimos años la Antártida ha sufrido un calentamiento general.


miércoles, 21 de enero de 2009

Freecycle: cambiar objetos para impedir su vertido

Lo inservible para unos puede ser un tesoro para otros. Con esta idea, la Red Freecycle ofrece en Internet la posibilidad de intercambiar todo tipo de objetos de manera gratuita. Un sistema no sólo altruista, sino también ecológico: sus responsables estiman que gracias a él se evita diariamente que más de 300 toneladas de basura acaben en los vertederos.

El objetivo de la Red Freecycle es, según sus impulsores, "crear un movimiento mundial de intercambio de regalos que reduzca la cantidad de residuos, recupere recursos preciosos y alivie la carga que pesa sobre nuestros vertederos, permitiendo a nuestros miembros beneficiarse de la fuerza de una comunidad cada vez mayor".

Su principal norma es ofrecer gratis los objetos, y salvo materiales ilegales o relacionados con el sexo como ocio para adultos, todo se puede poner a disposición de los demás usuarios. Así, algunos participantes han puesto objetos tan peculiares como una caja de lombrices, "calcetines viejos para usos artísticos" o una bañera para cinco personas, aunque lo más normal y popular suelen ser electrodomésticos, muebles y ropa.

El funcionamiento de esta red es muy sencillo. El usuario se inscribe en los foros o listas de correo del grupo de usuarios que viven en su misma provincia o ciudad. Para ello, basta con darse de alta como miembro, de forma gratuita, aportando un correo electrónico de contacto.

De esta manera, el usuario podrá dar a conocer a los demás el objeto que desee regalar y también recibirá los anuncios del resto de los miembros. Cuando alguien se interesa por el mismo, no tiene más que escribir al anunciante y ponerse de acuerdo con los detalles de entrega y recogida.

Asimismo, los usuarios pueden navegar por el listado de objetos anunciados, y también pueden enviar mensajes solicitando algo que no esté disponible en ese momento, que sea difícil de encontrar o que esté agotado. Para garantizar el buen uso del sistema, cada grupo local está moderado por un voluntario.

En la actualidad, según sus responsables, la Red Freecycle cuenta con un total de 5.647.000 miembros repartidos en 4.566 grupos de más de 75 países del mundo, siendo Estados Unidos -su país de origen- , Canadá, Reino Unido y Francia sus principales usuarios.


martes, 13 de enero de 2009

Bosques vírgenes amenazados

Varias asociaciones ecologistas denuncian la rapidez de la destrucción de las extensiones de los bosques vírgenes o primarios. Greenpeace asegura que el 80% ya ha sido destruido o alterado y el 20% restante se encuentra en peligro. Diversas amenazas se ciernen sobre estas masas de árboles vírgenes, aunque la explotación maderera insostenible destaca entre las demás. Los ciudadanos pueden asumir unos hábitos de consumo sostenibles y reclamar mayores medidas a las instituciones para combatir esta situación.

Los bosques conservados en su estado original sin que hayan sido alterados desaparecen a gran velocidad en todo el mundo. Conocidos como bosques primarios, cubren un 10% de la superficie terrestre, aunque se estima que cada año se pierden o modifican unos seis millones de hectáreas.

En la actualidad, según Greenpeace, sólo se conservan el 20% de los bosques primarios originarios. Por su parte, la organización World Watch asegura que sólo ocho países (Brasil, Surinam, Guyana, Canadá, Colombia, Venezuela, Rusia y Guayana Francesa) conservan grandes porciones de sus bosques originales en inmensos bloques ininterrumpidos. El gran tamaño de Indonesia, Estados Unidos o Congo permite a estos países albergar todavía bosques originarios, aunque la destrucción también ha sido importante. Peor suerte han corrido los bosques primarios de 76 países donde han desaparecido por completo, mientras que en 11 están a punto de hacerlo.

La destrucción de estas masas boscosas perjudica notablemente el devenir de la vida en el planeta, incluida la humana. Además de ser el hogar de muchos pueblos indígenas, albergan las dos terceras partes de la biodiversidad terrestre, por lo que al alterarlos o destruirlos se pone en peligro la supervivencia de millones de personas y de especies. Gestionados de forma sostenible, proporcionan madera y otros productos forestales, y son fundamentales para mantener las condiciones naturales del entorno, al evitar la erosión y regular el ciclo hidrológico. Y son también importantes en la lucha contra el calentamiento global: según un reciente estudio publicado en la revista Nature, constituyen importantes sumideros de carbono. Esta investigación cuestiona la idea asumida hasta la fecha de que estos bosques vírgenes tienen un balance de carbono neutro.

Los autores de este trabajo, un equipo internacional de científicos, concluían que los bosques primarios del hemisferio norte retienen hasta el 10% neto de dióxido de carbono (CO2) absorbido en todo el mundo. Por ello, si estas masas de bosque son destruidas, liberarían este CO2, acelerando "la pescadilla que se muerde la cola" del cambio climático: a más calentamiento global, más destrucción de los bosques, lo que conlleva a su vez más cambio climático. En este sentido, un reciente estudio del Centro Internacional de Investigación Forestal (CIFOR en sus siglas en inglés) sostiene que, si no se toman medidas inmediatas, el cambio climático podría destruir grandes áreas forestales, afectando a la biodiversidad y las poblaciones humanas que dependen de ellas.


miércoles, 7 de enero de 2009

Los desastres naturales causaron en 2008 casi 220.000 muertes y más de 142.000 millones de euros de pérdidas

El 2008 ha sido el tercer peor año de la historia en lo que se refiere a costes económicos provocados por catástrofes naturales, sólo por detrás de 2005 y de 1995, cuando se produjo el terremoto en Kobe (Japón). Según el informe que elabora la aseguradora alemana Munich Re, estos fenómenos provocaron este año pérdidas de hasta 200.000 millones de dólares (más de 142.000 millones de euros).

El gran número de ciclones tropicales y el terremoto de Sichuan (China) han convertido a 2008 en uno de los años más devastadores de la historia, con casi 220.000 muertes debidas a fenómenos extremos de la naturaleza.

El más grave fue el ciclón "Nargis", que dejó en mayo 84.500 muertos y 50.000 desaparecidos en Asia. Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), fue el huracán más devastador que ha pasado por el continente asiático desde 1991. Provocó el mayor desastre natural jamás registrado en Myanmar (antigua Birmania).

Le sigue el terremoto de Sichuan con 70.000 muertos, 18.000 desaparecidos, 374.000 heridos y cinco millones de personas sin hogar. Este seísmo causó daños materiales por un importe total de 85.000 millones de dólares (59.243 millones de euros), aunque las pérdidas aseguradas ascendieron únicamente a 300 millones de dólares (209 millones de euros).

El huracán "Ike" se convirtió en el de mayor coste para las aseguradoras, al causar pérdidas de 10.459 millones de euros en el Caribe, América Central y Estados Unidos, mientras que el total de daños económicos ascendió a 20.919 millones de euros. El número de ciclones tropicales (16) en el Atlántico Norte superó la media en 2008.


lunes, 5 de enero de 2009

El crecimiento de la Gran Barrera de Coral de Australia ha descendido a su ritmo más lento en 400 años

Esta disminución en el ritmo pone en peligro a las especies que alberga, señalan los investigadores del Instituto Australiano de Ciencias Marinas. Los expertos estudiaron corales gigantes cuya edad supera los cien años y descubrieron que su calcificación había descendido en más de un 13% desde 1990. Las causas, explicaron los científicos en el artículo publicado en la revista especializada Science, son el calentamiento global y el aumento de la acidez en el mar.

Los arrecifes de coral son cruciales para la formación y el funcionamiento de los ecosistemas y las redes de alimentación de decenas de miles de organismos marinos.La Gran Barrera de Coral de Australia es la más grande del mundo. Está compuesta por 2.900 arrecifes y 900 islas.

El Doctor Glenn Death y sus colegas investigaron unas 328 colonias de unos corales gigantescos conocidos bajo el nombre de Porites, en 69 lugares diferentes. Los corales más grandes tienen cientos de años, y crecen a un promedio de 1,5 cm. por año.

Al observar el esqueleto de los corales, los científicos lograron establecer que su calcificación -es decir la acumulación de carbonato de calcio- había decaído exactamente en un 13,3%. Esta caída no tiene precedentes en los últimos 400 años, afirma el artículo.

Estos organismos adquieren dureza a través de la absorción de los materiales que se disuelven en el agua, por lo que cuando grandes cantidades de CO2 atmosférico llegan al mar, los cambios químicos resultantes reducen la capacidad de los corales para formar sus esqueletos.

Según los expertos los cambios en la biodiversidad son inminentes, tanto en la Gran Barrera de Coral como en otros sistemas de arrecifes de otras partes del mundo.


viernes, 2 de enero de 2009

Biocombustibles a partir de la basura

¿Se imaginan que las sobras de su comida y basura les sirva para poder desplazarse? Eso será posible en un futro no muy lejano. Residuos sólidos urbanos, desechos ganaderos e industriales servirán de materia prima para una nueva generación de biocombustibles. Transformar los residuos en un combustible ecológico.

Todos los proyectos se encuentran en una fase de investigación incipiente, destacar la patente de Francisco Angulo es un joven químico español que descubrió un nuevo biocombustible de segunda generación obtenido a partir de residuos sólidos urbanos, como las basuras domésticas, que se someten a un proceso bacteriológico del que se obtienen ácidos grasos con los que se produce el biodiesel. El descubrimiento se presenta como una alternativa al biodiesel que se obtiene actualmente de aceites vegetales y animales y de diversos productos agrícolas.

La empresa Ecofasa, España, asegura producir un litro de biodiésel a partir de diez kilos de basura a unos 15-20 céntimos/litro. El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) ha conseguido 56 litros de etanol con una tonelada del residuo tras extraer el zumo de los cítricos. Por otro lado, los residuos de la industria olivarera ofrecen también un potencial interesante.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails