sábado, 20 de marzo de 2010

La Hora del Planeta: 60 minutos a oscuras en todo el mundo

Es imprescindible tomar conciencia sobre la necesidad de frenar las agresiones contaminantes hacia el planeta. Innumerables organizaciones en todo el mundo llevan a cabo programas y propuestas destinadas a crear un espíritu más solidario con nuestro propio entorno y, afortunadamente, cada vez son más los individuos y empresas que se suman a esta cruzada por la vida.

Precisamente la Fundación Vida Silvestre Argentina impulsa por estos días una campaña de concientización a nivel mundial. La idea, denominada “La Hora del Planeta“, invita a apagar la luz en todo el mundo durante una hora. Esta acción tendrá lugar el próximo Sábado 27 de Marzo a las 8.30PM de Argentina (5.30PM GMT).

La iniciativa ya cuenta con la adhesión y participación de los gobiernos, empresas (como Coca-Cola, Nokia, Grupo Clarín) e individuos de las principales ciudades de la Argentina, Brasil, Estados Unidos, Canadá, Australia, Francia, Reino Unido, España, Israel, entre otras. El Obelisco, el Empire State, el Puente Golden Gate, El Monte Rushmore, Las Vegas Strip y otros íconos del mundo quedarán a oscuras durante una hora, en una clara muestra de adhesión a un clamor que crece en defensa de la naturaleza y los recursos no renovables.

La Hora del Planeta busca lograr un compromiso para encontrar soluciones al cambio climático, demostrando que juntos, cada uno de nosotros puede dar una señal positiva en esta lucha contra el calentamiento global. “El cambio climático es el problema más grande que confronta el Planeta en la actualidad. Por eso, debemos unir a gente de todo el mundo para enviar un mensaje sobre la necesidad urgente de actuar”, afirma Diego Moreno, director de la Fundación Vida Silvestre.

Si quieres adherirte puedes hacerlo a través del sitio web oficial de la fundación. Una invitación a demostrar que juntos, podemos.

jueves, 4 de marzo de 2010

Generadoras a carbón en retirada en EEUU

En los últimos dos años se puso a andar un poderoso movimiento que se opone a la construcción de nuevas generadoras eléctricas a carbón en Estados Unidos. Inicialmente liderado por grupos ambientalistas nacionales y locales, al movimiento se sumaron destacados líderes políticos y los gobernadores de muchos estados.

La principal razón de la oposición a las centrales a carbón es que están contribuyendo a modificar el clima de la Tierra, pues arrojan a la atmósfera gran cantidad de gases de efecto invernadero. Sus emisiones de mercurio, además, son nocivas para la salud humana, y 23.600 muertes anuales de estadounidenses se deben a la contaminación del aire que causan.

En los últimos años, la industria del carbón ha sufrido un revés tras otro. El Sierra Club, la principal organización ambientalista de Estados Unidos, lleva desde 2000 la cuenta de los proyectos de centrales a carbón y su suerte: la construcción de 123 plantas fue denegada, y otras 51 enfrentan oposición en los tribunales.

De las 231 generadoras monitoreadas, sólo 25 tienen actualmente posibilidad de lograr los permisos necesarios para comenzar su construcción y finalmente entrar en operación.

Una de las primeras grandes derrotas se produjo a inicios de 2007, cuando un conglomerado de entidades, encabezado por el no gubernamental Environmental Defense Fund (EDF), se opuso a los planes de la empresa TXU Energy, con sede en el sureño estado de Texas, que pretendía construir 11 nuevas generadoras a carbón.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails