martes, 31 de marzo de 2009

La Plataforma Wilkins, una nueva víctima del aumento de temperatura.

Estos días estamos siendo testigos del inminente desprendimiento de la plataforma de hielo Wilkins, que cubría 14.000 km2 de la península antártica.

La desintegración comenzó en marzo de 2008, cuando se desprendieron 405 km2 de la plataforma. A finales de mayo hubo otra rotura, de cerca de 160 km2, que hizo que se estrechara la franja de hielo que une la plataforma y la superficie continental. La placa siguió sufriendo pérdidas, en durante el 2008 se habían perdido en total 2000 km2. En enero de 2009 se anunció que la plataforma podría separarse del continente en cuestión de semanas o meses.

Actualmente toda la placa esta cuarteada y un 25% se ha fragmentado, lo que ha causado que se puedan ver numerosos icebergs flotando por el océano. Se encuentra unida al continente por un puente de hielo de 40 kilómetros de largo, con un espesor que fluctúa entre los 2 km. y los 500 metros en su punto más estrecho.

Estos desprendimientos no suelen afectar al nivel del mar significativamente, sin embargo, las plataformas hacen de barrera para los glaciares que se encuentran sobre tierra, al desaparecer estas barreras los glaciares podrían desplazarse hacia el agua y esto sí alteraría el nivel del mar.

En todo caso, la pérdida de plataformas continentales sí afecta las condiciones de vida. Los investigadores han notado un aumento de penetración de la luz dentro del agua, y de materiales liberados por los icebergs, lo que ha traído consigo una mayor actividad biológica y una mayor presencia de fauna.

La temperatura promedio en la península ha aumentado 2.5ºC en los últimos 50 años, lo que significa el mayor incremento de temperatura del planeta. Durante este mismo período de tiempo han retrocedido o colapsado 9 plataformas, desapareciendo así unos 25.000 kilómetros cuadrados de hielo. ¿Cuánto más nos vamos a permitir perder?


lunes, 30 de marzo de 2009

Los envases ya no son como los de antes ... son mas ecologicos

Cualquier pasado fue mejor. Este tópico no sirve desde luego para los envases, ya que han mejorado sensiblemente en los últimos años: han reducido su peso y su superficie impresa, son reutilizables y reciclables, y utilizan materiales recuperados o reciclados. Gracias a estas medidas de prevención, se ha logrado un gran ahorro de materias primas y energía, y en definitiva, una reducción de su impacto ambiental. No obstante, los consumidores tienen que asumir las famosas tres erres al completo, y no sólo reciclar los envases, sino también, y en primer lugar, reducir su uso y reutilizarlos.

Puede que no nos percatemos de ello, pero por ejemplo, los envases son ahora más ligeros que hace no mucho tiempo. Una botella de plástico para agua ha disminuido un 35% su peso en las últimas décadas, y las latas de refresco son ahora un 16% menos pesadas que hace una década, según datos de Ecoembes, la sociedad sin ánimo de lucro que gestiona la recogida selectiva, recuperación y reciclaje de los envases ligeros (de plástico, latas y briks) y los de cartón y papel.

Por su parte, la asociación Ecoacero asegura que el espesor medio de los envases de hojalata se ha disminuido en casi un 29% entre 1993 y 2003. Gracias a ello, mientras que en 1983 se necesitaban 38 toneladas de hojalata para fabricar un millón de latas, en 2003 se requerían 26 toneladas.

Los responsables de Ecoembes recuerdan que esta reducción de peso se ha consumado teniendo en cuenta todo el ciclo de vida del envase, de manera que los materiales son más ligeros pero suficientemente resistentes para evitar que se vierta el contenido de los mismos (con su consecuente impacto ambiental) durante las fases de embalaje y transporte. El desarrollo tecnológico también ha permitido concentrar y compactar los productos, de manera que ofrecen los mismos resultados en un volumen más reducido.

Además de los materiales, el diseño también ha sido determinante en la optimización de los envases. Los ejemplos son muy diversos: las botellas de base cuadrada se agrupan mejor que las circulares, lo que permite un mejor aprovechamiento de la caja que las transporta; las que tienen un mayor diámetro en su mitad inferior permiten reducir el tamaño del cartón que las agrupa; las formas sinuosas en una botella acogen el mismo volumen que una con formas rectas, pero con un peso menor, además de que se puede reducir ligeramente el tamaño de sus etiquetas; las cajas automontables no requieren de precinto plástico para su sellado; las botellas de plástico compactables permiten, una vez utilizadas, reducir su tamaño para que ocupen menos en el contenedor y sea más sencillo su reciclado; etc.

Asimismo, el rediseño puede permitir la eliminación de elementos superfluos. Por ejemplo, se puede dejar de producir dobles tapones, tapas, envoltorios, etc. Y la utilización de envases de mayor capacidad con aprovechamiento del espacio óptimo permite transportar más unidades de producto.

Otro elemento importante ha sido la sustitución de materiales de un solo uso por otros reutilizables y reciclables. Así, las cajas pueden ser elaboradas con cartón reciclado, o bien con plástico resistente para que puedan ser aprovechadas muchas veces. Los palés que agrupan los productos también se pueden fabricar con materiales que permitan su reutilización.


miércoles, 25 de marzo de 2009

Rascacielos ecológicos

En 2050, cerca del 80% de la población mundial residirá en centros urbanos. Por ello, cada vez más arquitectos proponen diseños de rascacielos que además de aprovechar mejor el espacio y los recursos naturales, incluyen todo tipo de elementos ecológicos. En este sentido, diversas ciudades de todo el mundo asisten a la construcción de ecotorres o planean nuevos rascacielos con materiales reciclados, energías renovables o cubiertas vegetales.

Nueva York quiere seguir siendo la ciudad de los rascacielos, pero con un toque ecológico. Diversos proyectos de megaedificios se han construido o se han proyectado en los que el elemento medioambiental es básico. La Torre Hearst es el rascacielos más ecológico de la gran manzana, según sus responsables, Norman Foster and Partners. Sus estrategias sostenibles, como los sistemas de eficiencia energética o materiales reciclados en más del 90%, aprovechamiento del agua de lluvia para humidificar el ambiente, etc., la han hecho merecedora del premio internacional Highrise o del certificado LEED de oro.

No obstante, la Torre Hearst ya tiene duros competidores que pretenden incluso mejorar sus marcas ecológicas. La Torre del Banco de América, situada en Manhattan, está a punto de ser terminada, y será el primer rascacielos en recibir el certificado LEED en su máximo nivel (platino). Diseñada por Cook+Fox Architects y Gensler, incluye los elementos arquitectónicos "verdes" de la Torre Hearst, y otros tan curiosos como un sistema de ventilación natural, una planta de cogeneración para suministrar energía y calor o luces LED sensibles a la luz solar.

El arquitecto Helmut Jahn proyecta también en Manhattan para 2011 una ecotorre que pretende recibir el certificado LEED de oro. El edificio, que además de viviendas incluirá un hotel y zonas de reuniones, tendrá un tejado ajardinado y sistemas de optimización de la energía y el agua. Con un diseño más futurista, el proyecto "Dystopian Farm" pretende para esta emblemática zona neoyorquina unos "rascacielos granja", unas estructuras biomórficas en espiral que servirían a sus residentes para poder crear sus propios alimentos. Por su parte, el arquitecto Daniel Libeskind ha propuesto construir el rascacielos residencial más alto de la ciudad, con 274 metros. La parte más llamativa sería la fachada, con zonas abiertas y terrazas ajardinadas.

Además de Nueva York, otras ciudades americanas también quieren lucir un "skyline" más ecológico. Por ejemplo, el "340 on the Park" es la primera ecotorre en conseguir en Chicago el certificado LEED, mientras que en la ciudad canadiense de Calgary, Norman Foster and Partners planea para 2010 "The Bow", un rascacielos residencial y comercial que incluirá los elementos ecológicos que este estudio de arquitectos domina.

Fuente : www.consumer.es


martes, 24 de marzo de 2009

Tarjetas de crédito biodegradables

La tarjeta de crédito es hoy en día un elemento indispensable en nuestras vidas. Millones de personas en el mundo han tenido y siguen teniendo tarjetas de crédito. Como muchas de ellas son eliminadas por la razón que sea, ese plástico inútil se transforma en basura que lógicamente contamina el medio ambiente. Si tenemos en cuenta el gran número de tarjetas que se acumulan al año, nos damos cuenta de que miles de toneladas de plástico se amontonan poniendo en peligro esa cuestión tan importante para todos.

Pero, en el Reino Unido, Discover ha creado una nueva tarjeta biodegradable que se acaba de convertir en la primera tarjeta de crédito verde del mercado. Fabricada en PVC, se degrada cuando es expuesta a condiciones poco favorables como la humedad.

Según datos de la firma inventora, tienen que pasar un total de 5 años para que el material se degrade por completo, curiosamente el mismo tiempo que tarda en caducarse una tarjeta en el Reino Unido. Sin embargo, todavía hay que solucionar la problemática del microchip que contienen para aumentar la seguridad de las transacciones, pues éste está fabricado a base de materiales que ponen en peligro el medio ambiente.


miércoles, 18 de marzo de 2009

Un avanzado satélite medirá con detalle la gravedad terrestre

Una misión espacial original, que va a hacer avanzar las ciencias de la Tierra y permitirá calibrar las variaciones geofísicas asociadas al cambio climático, comenzó ayer con el lanzamiento del satélite Goce, de la Agencia Europea del Espacio (ESA). Es una herramienta muy avanzada que va a medir durante al menos 20 meses las fluctuaciones del campo gravitatorio terrestre con gran detalle. Así se va a producir un modelo mucho mejor que el actualmente disponible del geoide, la representación del planeta que tiene en cuenta las variaciones de la gravedad en su superficie, considerando el nivel del mar en reposo.

Este modelo -una superficie equipotencial por la que una pelota no rodaría- es el que proporciona la referencia cero para el nivel del mar y perfeccionarlo significa, por ejemplo, que se van a poder vigilar mejor los cambios en éste y en la cubierta helada de los polos, así como medir las corrientes oceánicas.

Desde el punto de vista gravitatorio, el planeta Tierra tiene la forma irregular de una patata, más que de una esfera achatada. En Europa, por ejemplo, hay un chichón y en India una depresión. Esto se debe a que la fuerza de la gravedad en la superficie no es una constante, por varios factores, entre ellos, las irregularidades. Por ejemplo, la masa de una montaña submarina de dos kilómetros de altura produce un bulto en la superficie del océano sobre ella de la misma altura.

“Es la primera de las seis misiones de observación de la Tierra que prepara la ESA que se pone en órbita”, dijo el lunes Vicente Gómez, director de ESAC, centro científico de la ESA en Madrid, con motivo del lanzamiento, que se retrasó hasta ayer. Por su parte, los representantes de la agencia y de las empresas españolas que participan en Goce lo calificaron de joya tecnológica. El satélite, de cinco metros de longitud y una tonelada de peso, tiene un corazón, el gradiómetro, que contiene tres pares de acelerómetros de alta precisión para medir los componentes del campo gravitatorio en tres ejes.

La estructura de Goce, que ha fabricado EADS CASA Espacio, es de fibra de carbono y núcleo de aluminio, para combinar una rigidez y una estabilidad estructurales altas con un bajo peso. “Pesa únicamente 285 kilos por estar fabricada con materiales preimpregnados de fibra de carbono de muy alto módulo, M55J, lo que proporciona una elevada rigidez con una densidad de sólo 1,56 gramos por metro cuadrado”, explicó recientemente la ingeniera Alicia Ayuso en la Real Academia de Ingeniería.

Además, el Goce es el satélite que estará en una órbita (268 kilómetros) más baja de todos los lanzados hasta ahora, para obtener los datos con más detalle, y a eso se debe su forma aerodinámica. A esa altura existe todavía rozamiento con la atmósfera, por lo que ha habido que buscar una solución innovadora, con propulsores iónicos de baja potencia que compensan en todo momento este roce y evitan que el satélite vaya cayendo. La unidad de control de la propulsión iónica ha sido obra de EADS Astrium Crisa. Otras empresas españolas participantes son Rymsa, GMV, Deimos Space y Altamira Information. En conjunto, la aportación de la industria española representa un 6% de la misión y 17 millones de euros de un total de 283 millones. En el Goce participan 41 subcontratistas de 13 países coordinados por Thales Alenia Space, el contratista principal, que también tiene presencia en España.

Ayer, a las 15.21 (hora peninsular) el Goce fue lanzado al espacio sobre un misil soviético reconvertido desde la base militar rusa de Plesetsk. Poco más de una hora después se produjo la separación del satélite de la última fase del cohete y todos los datos recibidos indicaron normalidad. La sensación de alivio fue general porque el día anterior, a la misma hora, cuando sólo faltaban siete segundos, el lanzamiento fue pospuesto debido a que no se habían abierto las puertas de la torre y ésta no se había podido desplazar lateralmente para dejar al descubierto el cohete. El culpable: un modesto relé que hizo que se aplazara 24 horas la llegada del Goce al espacio. Ahora, si todo va bien, sus datos se aplicarán en un amplio abanico de disciplinas, que incluyen la climatología, la oceanografía, la geofísica, la geodesia y geodética y los sistemas de localización.



martes, 17 de marzo de 2009

La sequía amenaza la contribución del Amazonas contra el cambio climático

La selva amazónica, que contribuye a ralentizar el cambio climático absorbiendo ingentes cantidades de CO2, es sorprendentemente sensible a la sequía, de acuerdo con una nueva investigación conducida en el bosque tropical más grande del mundo.

El estudio llevado a cabo durante treinta años y publicado en el último número de Science proporciona la primera evidencia sólida de que la sequía causa pérdidas masivas de carbono en los bosques tropicales, principalmente a través de la mortalidad de los árboles.

“Durante años, el Amazonas ha estado ayudando a ralentizar el cambio climático. Pero depender de este subsidio de la naturaleza es extremadamente peligroso”, declaró el doctor Oliver Phillips, catedrático de la Universidad de Leeds y autor principal de la investigación.

“Si los sumideros de carbono de la Tierra disminuyen, o se invierten, que según muestran nuestros resultados es posible que ocurra, los niveles de dióxido de carbono aumentarán incluso más rápido. Para estabilizar nuestro clima se necesitarán cortes más profundo en la emisiones”

El estudio, una colaboración global entre más de 40 instituciones, se basó en la inusual sequía del Amazonas del año 2005. Ello proporcionó a los científicos una visión del futuro clima de la región, en el que un Atlántico Norte tropical más caliente, probablemente podría causar estaciones secas más calurosas e intensas. La sequía del 2005 invirtió bruscamente décadas de absorción de carbono, en las cuales el Amazonas –cuyo tamaño es doce veces el de España– ayudó a ralentizar el cambio climático.

En años normales el bosque absorbe alrededor de 2 billones de toneladas de dióxido de carbono. La sequía causó una pérdida de más de 3 billones de toneladas. El impacto total de la sequía - 5 billones de toneladas extra de dióxido de carbono en la atmosfera - excede las emisiones anuales de Europa y Japón juntas.

"Visualmente, muchos de los bosques aparecieron poco afectados por la sequía, pero nuestros registros prueban tasas de mortalidad aceleradas. Debido a que la región es tan extensa, pequeños efectos ecológicos pueden llegar a provocar un gran impacto en el ciclo de carbono del planeta” explica el profesor Phillips.

“Algunas especies, incluyendo algunas palmeras importantes, fueron especialmente vulnerables” - añade Abel Monteagudo, botanista peruano co autor del artículo, “mostrando que las sequía también amenaza la biodiversidad”.

El Amazonas representa más de la mitad de los bosques tropicales del mundo, cubriendo un área 25 veces más grande que el Reino Unido. No hay otro ecosistema en la tierra que albergue tantas especies ni ejerza tal control en el ciclo del carbono. El estudio se llevó a cabo por 68 científicos de 13 países diferentes que trabajan en RAINFOR, una red de investigación única dedicada a monitorizar los bosques del Amazonas.

Para calcular los cambios en el almacenamiento de carbono, los científicos examinaron más de 100 parcelas de bosque en las 600 mil hectáreas de Amazonas, identificaron y midieron más de 100.000 árboles, y registraron muertes de árboles así como, nuevos árboles. Los patrones climáticos también fueron medidos con detalle y representados en mapas.

Debido a la sequía de 2005, el equipo de RAINFOR sacó partido de este inmenso experimento natural, y enfocó sus mediciones en valorar como la sequía había afectado el bosque. El estudio encontró que durante al menos 25 años el bosque del Amazonas actuó como un gran sumidero de carbono. Un proceso similar ha estado ocurriendo también en África.

De hecho, durante las recientes décadas los bosques tropicales han absorbido una quinta parte de las emisiones globales de combustible fósil. Pero en 2005 este proceso se invirtió. La mortalidad de los árboles se aceleró más allí donde la sequía fue más fuerte, e incluso localizaciones sujetas a una sequía suave se vieron afectadas. Gracias al estudio, ahora sabemos la sensibilidad exacta del Amazonas al calentamiento y la sequía. De repetirse, las sequías del Amazonas acelerarían el calentamiento climático y en un futuro éstas serían incluso más perjudiciales.


miércoles, 11 de marzo de 2009

La Hora del Planeta, un apagón global para concienciar sobre el cambio climático

La “Hora del Planeta” arrancará, la noche del 28 de marzo, en las Islas Chatman, en Nueva Zelanda, donde, de acuerdo con la WWF, los generadores a diesel serán apagados, dando inicio a un evento global que se espera incluya a más de 1.000 millones de personas en más de 1.000 ciudades.

El movimiento continuará con la participación de grandes ciudades como Sydney, Seúl, Pekín, Hong Kong, Kuala Lumpur, Manila, Singapur, Bangkok, Yakarta, Bombay y Nueva Delhi, donde se espera que millones de personas apaguen la luz y aparatos eléctricos para expresar su preocupación por el planeta.

En París, añade el comunicado, se apagarán las emblemáticas luces de la Torre Eiffel por una hora y en Atenas se hará lo mismo con la Acrópolis. En América, grandes ciudades como Nueva York, Río de Janeiro, Toronto, Buenos Aires, Chicago, México y Las Vegas se unirán a la campaña.

El director ejecutivo de la “Hora del Planeta”, Andy Ridley, dijo, según el comunicado, que este evento “llamará la atención globalmente hacia el cambio climático y la urgencia por encontrar medidas para enfrentarlo”.

“Estamos pidiendo a 1.000 millones de personas que participen en lo que es esencialmente el primer voto global en pro de la acción para con el cambio climático apagando sus luces por una hora, votando así por el planeta Tierra”, subrayó.

La “Hora del Planeta” espera proveer a los líderes del mundo un mandato global llamando a la acción para mitigar el cambio climático cuando se reúnan en la conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático en Copenhague en diciembre de este año, donde se hará un acuerdo que reemplace al Protocolo de Kioto, añade el comunicado.

La oficina para Centroamérica de la Federación Mundial por la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) dijo en un comunicado que en el istmo se unirán a esta iniciativa ciudades como Guatemala, San José, Belmopán (Belice) y La Ceiba (Honduras).

Para la representante centroamericana de WWF, Sylvia Marín, esta iniciativa “no es solo un apagón simbólico de una hora, es un llamado a que cada día consumamos menos y con más conciencia”.


martes, 3 de marzo de 2009

El nivel del Mediterráneo puede aumentar más de medio metro en este siglo

Partiendo de modelos globales del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en ingles), una investigación hispano-inglesa ha propuesto tres futuros escenarios de los efectos del cambio climático en el Mediterráneo para los próximos 90 años. Los resultados demuestran que las temperaturas del océano en esta área aumentarán, y con ellas el nivel del mar, según indicó el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Con el objetivo de predecir la temperatura, el nivel del mar y la salinidad del Mediterráneo en el siglo XXI, investigadores del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA) y del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton (Reino Unido) han analizado simulaciones a partir de tres escenarios relacionados con el cambio climático y el aumento de gases de efecto invernadero. "En el escenario más positivo se asume que las concentraciones de gases de efecto invernadero se mantienen constantes a las del año 2000 y, aun así, sigue habiendo influencia de cambio climático. El escenario más negativo presenta un desarrollo económico heterogéneo en todo el mundo con un aumento continuado de los gases de efecto invernadero durante el siglo XXI", explicó Marta Marcos, autora principal e investigadora de la UIB.

El escenario más positivo refleja que los cambios son menores y el Mediterráneo registraría a finales del siglo XXI un aumento de la temperatura de menos de un grado centígrado. Los otros dos escenarios contemplan un aumento de los gases de efecto invernadero en las próximas décadas y predicen un incremento de la temperatura del mar de hasta 2,5 grados.

A largo plazo, el nivel del mar puede variar por los cambios en la temperatura (un calentamiento implica un incremento de volumen) y por aportes de masa. "El nivel de todo el Mediterráneo aumentará entre 3 y 61 centímetros de media por efecto del calentamiento", aseguró Marcos.

En cuanto a los aportes de masa por deshielo de los polos y de los glaciares continentales, existe "mayor incertidumbre" y no está contemplado en el estudio. Donde más interesa conocer el aumento del nivel del mar es en las costas, "pero ahí es donde menos se sabe por la baja resolución espacial de los modelos", añadió la investigadora.


lunes, 2 de marzo de 2009

Sustentable - Diseño y Ecología

¿Escuchaste sobre ”SUSTENTABLE, Diseño y Ecología”?. Se trata del primer festival que celebra exclusivamente el diseño multidisciplinario argentino con conciencia ambiental. En su primera edición, se propuso difundir estrategias de diseño sustentable implementadas por diseñadores y organizaciones, y a su vez vincular a diseñadores, comercializadores y productores para promover el desarrollo y la discusión de prácticas responsables en el diseño. Se trató de un espacio para aprender, intercambiar, inspirar y concientizar, desarrollando y fomentando estrategias responsables de producción y consumo.

Sustentable 08 contó con:

- una exhibición de más de 100 productos y proyectos de 50 diseñadores argentinos con principios de sustentabilidad económica, social y ecológica.

- charlas y workshops, donde reconocidos diseñadores e instituciones especializadas en el cuidado del medio ambiente hablaron sobre temas relacionados al diseño y la ecología en el marco de un ambiente de cercanía e intercambio.

- proyecciones audiovisuales y un espacio de interacción, donde los visitantes se podían informar sobre cómo disminuir su impacto en el planeta y encontrar a personas con intereses similares para emprender nuevos proyectos responsables.

Los organizadores del evento pretenden que este festival nos inspire a todos, diseñadores y público en general, a involucrarnos más activamente en el tema, por eso la entrada y las actividades fueron libres y gratuitas.

Más información: www.diseniosustentable.org

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails