viernes, 29 de mayo de 2009

El deshielo en la Antártida y Groenlandia puede causar un aumento "catastrófico" del nivel del mar este siglo

Ayudar a conservar la biodiversidad global. Ese es el principal propósito de las 100 preguntas científicas clave elaboradas por expertos en conservación de 24 de las organizaciones ecologistas más importantes del mundo, entre las que destacan WWF, Conservation International o Birdlife International, y que han sido publicadas por la revista "Conservation Biology", informó el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC). Los científicos afirman que si no se da respuesta a estas preguntas pronto, podría producirse una pérdida de biodiversidad masiva.

Cuando las sociedades ecologistas intentan poner freno a la pérdida de biodiversidad se enfrentan a un problema, ya que los temas de conservación que los expertos estudian y la información que los conservacionistas necesitan para garantizar la biodiversidad no coinciden. Las 100 preguntas que se publican ahora podrían ayudar a resolver esta contrariedad, según los expertos.

Así, 761 conservacionistas y 12 científicos han elaborado una lista preliminar de 2.291 preguntas relevantes para el mantenimiento de la biodiversidad global. El grupo de expertos votó por correo electrónico para reducir esta lista, antes de que un grupo de 44 especialistas se reuniera durante dos días en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) para decidir cuáles serían las 100 preguntas finales. Los temas que interesan a estos expertos varían desde el impacto de la nanotecnología en la biodiversidad, la forma en la que la acidificación de los océanos puede cambiar la diversidad marina, hasta los efectos del cambio del ciclo del agua en la naturaleza.

Para que una pregunta pudiera incluirse en la lista final, debía cumplir ocho criterios, entre ellos responderse mediante una investigación realista, abordar lagunas importantes de conocimientos o estar en una escala de tiempo y espacio que un equipo de investigación pudiera estudiar. Las preguntas resultantes se dividieron en 12 secciones claves que reflejan los temas que preocupan a los ecologistas, como, por ejemplo, el cambio climático, la gestión y restauración de ecosistemas, los impactos de las intervenciones de conservación, y los servicios y funciones de los ecosistemas.

"Con la crisis actual, en relación con la pérdida de especies y hábitats, es importante que garanticemos que estamos realizando las investigaciones más importantes", indicó William Sutherland, de la Universidad de Cambridge, autor principal del estudio y presidente de la cátedra Miriam Rothschild de biología conservacionista. "Cuando la investigación está diseñada para satisfacer las necesidades de proyectos de protección de recursos naturales de verdad, puede aportar beneficios sustanciosos a la biodiversidad", añadió el investigador. La lista de 100 preguntas se basa en un ejercicio, también dirigido por Sutherland, que cosechó muchos éxitos en 2008 cuando se identificaron las 25 amenazas emergentes para la biodiversidad en el Reino Unido.




tarot

miércoles, 27 de mayo de 2009

La tecnología LED contribuirá a la lucha contra el cambio climático

El fabricante Philips ha lanzado al mercado de gran consumo la nueva gama de luminarias Master LED, diseñadas para sustituir las bombillas tradicionales que durante tantos años han iluminado nuestros hogares.

Las bombillas con tecnología LED prometen unas prestaciones excepcionales en cuanto a eficiencia y durabilidad. Se estima que mediante su uso se puede producir un ahorro de hasta el 80% en el consumo de energía eléctrica y que el tiempo de vida de las nuevas bombillas será de unas 45.000 horas, en contraste con las 10.000 horas de durabilidad de las bombillas halógenas y las 750 horas de las bombillas incandescentes.

Además, la tecnología LED permite fabricar luminarias libres de materiales tóxicos como el mercurio o los gases de fluorescencia, y no generan ningún tipo de calor. Aunque su precio es alto, por el momento, esperamos que el futuro de la iluminación en nuestros hogares pase por la utilización de esta tecnología, con el consiguiente ahorro energía y por lo tanto, de emisiones de gases de efecto invernadero.


martes, 26 de mayo de 2009

Energía solar desde el espacio

La energía solar espacial se basa en un concepto en teoría sencillo: instalar unos paneles solares en órbita geoestacionaria (a unos 35.000 kilómetros de altura) y transmitir mediante microondas o láser la energía lograda a una estación en tierra, para distribuirla luego por la red. La idea ya se planteó en los años 70 del siglo XX, pero sus elevados costes la hicieron inviable. En la actualidad, la búsqueda de nuevas y limpias energías, ante el próximo final del petróleo, y el avance de la tecnología, vuelven a hacerla interesante.

Las ventajas de obtener energía solar desde el espacio invitan a tenerla de nuevo en consideración: se dispone de luz prácticamente las veinticuatro horas del día, sin el obstáculo de las nubes o el mal tiempo, y con capacidad de obtener ocho veces más energía que los paneles solares terrestres. Según un estudio del Instituto de Investigación en Energía de EE.UU., un km2 de paneles solares en órbita recibiría en un año más energía que todas las reservas de petróleo conocidas.

Asimismo, sus defensores afirman que, al igual que la energía solar terrestre, se trata de una fuente limpia e inagotable, y en este caso, también flexible y segura, ya que no harían falta complejas redes eléctricas intercontinentales y los apagones serían prácticamente nulos, incluso en condiciones extremas.

Por ello, varias iniciativas quieren demostrar que se trata de una idea viable que sólo necesita más apoyos. En Estados Unidos, la asociación para el desarrollo de este tipo de energía transmitía recientemente energía vía microondas entre las islas de Maui y Hawai, distanciadas por 148 kilómetros. Su presidente, John C. Mankins, espera con esta demostración convencer a posibles inversores que sufraguen los casi 5.000 millones de euros necesarios para poner en órbita una planta piloto de entre cinco y diez megavatios (MW) para 2018.

Por su parte, la Agencia Espacial de EE.UU. (NASA) dispone de un proyecto, con un presupuesto de unos cuatro millones de euros, en el que baraja 23 propuestas diferentes de sistemas para establecer su viabilidad económica. En el sector privado, la empresa californiana Space Island quiere probar en la India sus satélites solares. Asimismo, la Estación Espacial Internacional (ISS), cuya fecha de finalización está prevista para 2010, podría utilizarse para probar por primera vez este sistema.

Además de EE.UU., otros países se muestran también interesados. En Japón, su Agencia de Exploración Aerospacial, la JAXA, y el Instituto Universitario de Ingeniería Láser de Osaka quieren contar para 2030 con un sistema de colectores gigantes de energía solar en órbita capaz de producir energía suficiente para medio millón de hogares. Por el momento están probando el sistema de transmisión de la energía por microondas en el parque aerospacial de Hokkaido. Por su parte, la Agencia Espacial Europea (ESA) lleva años estudiando este sistema, colaborando también con Japón. En 2004 comenzó un estudio de viabilidad sobre las posibles tecnologías.

El año pasado, un consorcio formado por el Departamento de Defensa de EE.UU. y un grupo de empresas suizoalemanas informaba de un proyecto para probar un sistema de energía solar en las islas Palau, en el Océano Pacífico. Su objetivo era poner en órbita para 2012 unos paneles de un MW, capaces de abastecer de energía a unos 1.000 hogares. Según sus responsables, el proyecto podría costar unos 625 millones de euros.


lunes, 25 de mayo de 2009

Científicos y habitantes del Ártico colaboran en una investigación sobre los retos del cambio climático

Comparar los casos de ocho países árticos para comprobar la adaptación y vulnerabilidad de sus habitantes al cambio climático es la finalidad del proyecto de investigación CAVIAR, enmarcado en el Año Polar Internacional, informó el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Las regiones árticas se enfrentan a numerosos retos a medida que las temperaturas aumentan allí el doble de rápido que la media mundial. En algunas comunidades del norte de Noruega, los patrones de los vientos están cambiando y los peces se van desplazando hacia el norte. Los habitantes de Tuktoyaktuk (norte de Canadá) llevan mucho tiempo contemplando cómo se erosionan sus costas, pero este proceso podría acelerarse debido al incremento de las temperaturas y a la mayor fuerza de las tormentas.

"Lo que hace que este proyecto sea único es que incluye a todas las partes interesadas desde el principio y a lo largo de todo el proyecto de investigación. Ellos son los que definen la investigación", explicó Grete K. Hovelsrud, directora del proyecto e investigadora principal del Centro para la Investigación del Clima y el Medio Ambiente de Oslo. Hovelsrud y su equipo han presentado la iniciativa a las comunidades del Ártico para que, si están interesadas, se inicie un diálogo entre los investigadores y las partes involucradas. "Nos cuentan cuáles son las cuestiones más importantes en sus comunidades, ya sean de índole social, política o medioambiental", señaló la antropóloga.

Investigadores noruegos y canadienses han viajado recientemente hasta el norte de Noruega para intercambiar conocimientos y conocer a algunos de los habitantes que colaboran en el proyecto. "Hay una tendencia por parte de los investigadores que trabajan en el Ártico canadiense a recopilar información, pero sin compartirla con la comunidad. Uno de los objetivos más importantes de este proyecto es conseguir que esos resultados lleguen a la comunidad. Cuando las comunidades dispongan de esa información, les será más fácil tomar decisiones respecto a riesgos futuros", explicó Mark Andrachuk, investigador de la Universidad de Guelph (Canadá).

Formar parte del plan tiene "ventajas e inconvenientes, porque el cambio climático conlleva retos para la comunidad", afirmó Inger Katrine Juuso, alcaldesa de Nesseby, uno de los municipios noruegos que participan en el proyecto. Sin embargo, Juuso se alegra de que las comunidades adquieran visibilidad y sean conscientes de los cambios. "La fuerza de los vientos ha aumentado, las lindes de los bosques se desplazan, el número de depredadores está creciendo", apuntó.

"La gente habla de que los inviernos están cambiando", comentó Toril Svendsen, un director de proyecto en el municipio de Lebesby, otro pueblo del norte de Noruega. "Los inviernos son más suaves de lo que solían ser. Si esto sigue así, acabaremos esperando hasta febrero para tener las condiciones de nieve a las que estamos acostumbrados. Esto crea retos para la industria del turismo, pero también es problemático para nuestro bienestar general. Aquí está oscuro en diciembre y enero. Estamos acostumbrados a que la nieve aporte algo de luz", explicó Svendsen.


domingo, 24 de mayo de 2009

Científicos estadounidenses hallan unas partículas biológicas atmosféricas que confirman el cambio climático

Científicos de la Universidad de San Diego (Estados Unidos) han descubierto unas partículas biológicas en la atmósfera que vienen a confirmar que la Tierra está viviendo un cambio climático. Según estos expertos, dichas partículas alteran la formación de las nubes y la conformación de hielo en las mismas.

Este descubrimiento constituiría la evidencia "más directa" de la existencia del proceso de calentamiento global en la Tierra. Los expertos tomaron muestras de gotas de agua y de residuos cristalinos en el cielo desde un avión en 2007. Estas muestras se componían de partículas biológicas como bacterias, esporas de hongos y plantas.

El trabajo, cuyos detalles de muestran en el portal "Science Daily", demuestra "in situ" y por primera vez la directa implicación de estas partículas en el proceso de formación de "nubes de hielo" en la atmósfera, señalaron los científicos. El efecto de estas partículas, que son transportadas por el aire, en la formación de las nubes ha supuesto uno de los aspectos más difíciles para el estudio del clima. En el campo del cambio climático, la actividad de estas partículas en las nubes representa lo que los científicos consideran la mayor incertidumbre para la predicción de futuros modelos climáticos.

Estas partículas proceden del polvo atmosférico, del hollín, de la sal del mar, además de materiales orgánicos, que viajan en el aire durante largas distancias por las nubes. Alrededor de estos núcleos, el agua y el hielo en la atmósfera se condensan y precipitan. Los científicos están intentando entender cómo la formación de nubes desempeña un papel crítico tanto en el enfriamiento de la atmósfera como en los procesos de precipitación.

Las conclusiones a las que han llegado demuestran que las partículas biológicas que se transportan durante largas distancias en la atmósfera ayudan a inducir la formación de hielo en las nubes en función de su procedencia. Así, por ejemplo, la evidencia inicial sugiere cada vez más que el polvo transportado de Asia podría influenciar la precipitación en Norteamérica.


miércoles, 20 de mayo de 2009

Contenedores de barco como edificios ecológicos

La idea es sencilla, barata y ecológica: reutilizar contenedores de barco fuera de servicio para transformarlos en edificios, con los considerables ahorros de tiempo, energía, materiales y dinero para sus inquilinos. Diversas empresas de todo el mundo llevan años levantando todo tipo de viviendas para uso residencial y profesional utilizando estas estructuras industriales.

Las casas realizadas a partir de contenedores de barco presentan varias ventajas para el medio ambiente y el bolsillo de sus inquilinos. En primer lugar, el medio ambiente lo agradece, ya que al reaprovechar estos contenedores se evita que acaben como residuos.

Al ser ya una estructura totalmente reutilizable, no se requieren nuevos materiales para la parte principal de la vivienda. La cantidad de hormigón necesaria es muy pequeña, por lo que se reduce su impacto. Además, su concepción final es más rápida y menos costosa que una casa convencional. En este sentido, el precio puede llegar a reducirse hasta un 50%, según la empresa británica Urban Space Management, una de las impulsoras de este tipo de edificios.

La flexibilidad, movilidad y facilidad a la hora de apilarse de los contenedores son, además, características idóneas para crear todo tipo de viviendas a medida de las necesidades de sus inquilinos, tanto para usos residenciales como de trabajo. Cualquier tipo de habitáculo interior es posible, ya sea una cocina, un comedor, un dormitorio, un despacho o una sala de reuniones.

Asimismo, el potencial modular de los contenedores permite a los diseñadores todo tipo de posibles combinaciones. De esta manera, se pueden crear viviendas con más o menos habitaciones, o de varios pisos, y en los que la integración de escaleras, ascensores, agua corriente, electricidad, saneamientos, u otro tipo de infraestructuras no ofrece problema alguno.

Y para ser aún más ecológicos, sus constructores pueden utilizar sistemas como tejados ajardinados, mini-aerogeneradores o paneles solares, así como diversos materiales respetuosos con el medio ambiente.

martes, 19 de mayo de 2009

Los incendios forestales liberan el equivalente al 50% del CO2 causado por la quema de combustibles fósiles

Un equipo formado por 22 científicos de Estados Unidos, Australia, Brasil, Sudáfrica, Reino Unido y Holanda ha calculado que los incendios forestales liberan a la atmósfera el equivalente al 50% del dióxido de carbono (CO2) causado por la quema de combustibles fósiles. Ello significa que sus efectos sobre el cambio climático han sido subestimados, aseguran estos expertos. Por ello, piden, en un estudio publicado en la revista "Science", que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, sus siglas en inglés) tenga en cuenta este dato en sus informes y modelos del clima.

"Calculamos que la deforestación provocada sólo por los incendios intencionados representa una quinta parte del efecto invernadero de origen antropogénico y ese porcentaje puede aumentar", señala uno de los autores del estudio, Thomas Swetnam, de la Universidad de Arizona (Estados Unidos). El fuego constituye "un catalizador primario del cambio climático global", afirma Swetnam, que apunta que la investigación también pretende alertar a los científicos para que investiguen y evalúen mejor los efectos de los incendios sobre el planeta.

Swetnam destaca el círculo vicioso por el que el fuego libera dióxido de carbono, que a su vez produce un aumento de las temperaturas que desencadena nuevos incendios. "Lo que asusta es que debido a este efecto y a otras incógnitas siempre subestimamos el papel del fuego" en el cambio climático.

Además de los incendios que se registran en los trópicos, enormes extensiones de bosques boreales de Siberia, Canadá y el norte de Europa se queman cada año. "Los bosques rusos por sí solos contienen más del 50% del carbono almacenado en el hemisferio norte", mantiene Swetnam, y advierte de que el recalentamiento se está produciendo con mayor rapidez a latitudes elevadas. "Al calentarse la Tierra, cada vez más tierras de esas regiones se quemarán y se acelerará el calentamiento".

Por su parte, Jennifer Balch, del Centro Nacional de Síntesis y Análisis de Santa Bárbara (California) solicita que se desarrolle una "ciencia del fuego global". "El fuego es tan elemental como el aire y el agua. Vivimos en un planeta de fuego. Somos una especie de fuego y, sin embargo, el estudio del fuego ha estado muy fragmentado. Sabemos mucho del ciclo del carbono y del ciclo del nitrógeno, pero muy poco del ciclo del fuego".


lunes, 18 de mayo de 2009

Vampiros eléctricos en los hogares: cómo combatirlos

Televisiones de plasma, computadoras, videoconsolas, microondas… Los expertos los llaman “vampiros eléctricos” porque son aparatos que consumen energía las 24 horas del día aunque estén apagados emitiendo dióxido de carbono, causante del cambio climático.

El consumo oculto de los “vampiros eléctricos” se debe a un dispositivo conocido como “stand by”, que sirve para encenderse más deprisa, detectar un mando a distancia en cualquier momento o realizar algún tipo de orden programada.

La forma más obvia de desconectar por completo estos aparatos es desenchufándolos de la red eléctrica para lo que se recomienda utilizar regletas de enchufes en función del número de dispositivos. Asimismo, los aparatos recargables deben ser retirados cuando estén cargados, incluso a mitad de carga si se necesitan, sin temor a que reduzcan su vida útil.

El consumo energético de la computadora también puede reducirse: si no se va a utilizar en unas horas, se puede activar el modo de hibernación, o apagar el monitor, ya que los salvapantallas no reducen la cantidad de energía utilizada.


martes, 12 de mayo de 2009

Las 7 Ciudades más contaminadas del mundo

Un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) acerca de la contaminación del aire en 20 de las 24 megaciudades del mundo (áreas urbanas con más de 10 millones de habitantes), reveló que estas siete ciudades tienen al menos tres principales agentes contaminantes en niveles superiores a las recomendaciones de la OMS.

La ciudad más contaminada del mundo es México D.F. registrando niveles graves de dióxido de sulfuro (SO2), partículas en suspensión (SPM), monóxido de carbono (CO) y ozono troposférico (O3); así como altos niveles de plomo (Pb) y óxido de nitrógeno (NO2).

Otras ciudades con graves niveles de contaminación son: Sao Paulo, Pekín, El Cairo, Yakarta, Los Ángeles y Moscú.


miércoles, 6 de mayo de 2009

El estado de Florida anuncia la primera ciudad a energía solar del mundo

Florida Power & Light y la firma Kitson & Partners están colaborando en el desarrollo de una nueva comunidad de 6.885 hectáreas que funcionará a energía solar: Babcock Ranch. Esta ciudad contará con un generador de 75 megawatts provenientes de energía solar de un valor de $300 millones de dólares.

Los habitantes dispondrán de una tecnología especial que les permitirá controlar su consumo de energía y así reducir los gastos. Se prevé también el uso de vehículos eléctricos que podrán ser recargados al enchufarlos en estaciones de carga ubicadas en puntos específicos de la ciudad.

Para este mega-proyecto se estiman 19,500 hogares, 552 hectáreas de tiendas e industrias livianas y más de 3.200 hectáreas reservadas para caminos y espacios verdes.


sábado, 2 de mayo de 2009

Los afectados por desastres climáticos podrían aumentar un 50% en 2015

El número de personas afectadas en el mundo a causa de desastres relacionados con el clima podría aumentar en un 50 por ciento para 2015, hasta alcanzar unos 375 millones de damnificados, según revela la organización Oxfam Internacional en el informe ‘El derecho a sobrevivir. El reto humanitario del siglo XXI’ presentado hoy.

Entre 1998 y 2007, el 98 por ciento de las personas afectadas por los denominados desastres naturales sufrió las consecuencias derivadas de fenómenos relacionados con el clima, como sequías, inundaciones o terremotos. Con todo, la organización asegura que “muchas más personas podrá verse afectadas en un futuro ya muy próximo”, a medida que el cambio climático y la mala gestión del medio ambiente provocan una proliferación de estos desastres. Asimismo, prevé que aumentará las persona vulnerables a los desastres debido a la pobreza y a la ubicación geográfica.

Así, con el horizonte puesto en 2015, Oxfam Internacional afirma que el nivel “sin precedentes” de necesidades humanitarias podría superar “con creces” la capacidad humanitaria actual. En este sentido, la organización pide a los gobiernos nacionales, donantes y a agencias que actúen para mejorar la calidad y la cantidad de la ayuda. “La existencia o no de voluntad política para ello será uno de los rasgos definitorios de nuestro siglo”, añade.

De acuerdo con el estudio, el coste de ofrecer asistencia digna en 2015 representaría “sólo una pequeña fracción de lo que los países ricos han gastado en la crisis financiera global desde 2008″. Por ejemplo, si todos los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aportaran lo mismo que los diez países que más donaron en 2006, la ayuda humanitaria disponible alcanzaría los 42.000 millones de dólares (32.500 millones de euros).

Aparte del incremento de recursos destinados a la ayuda humanitaria, así como una mejora en la calidad de la misma, Oxfam también demanda a los países desarrollados que recorten las emisiones de gases de efecto invernadero de forma que el calentamiento global se mantenga por debajo de los dos grados centígrados. Para ello, la organización calcula que deben aportar 50.000 millones de dólares (38.700 millones de euros) anuales a los países en desarrollo como ayuda para que se adapten a los riesgos perpetrados por el cambio climático.

No obstante, Oxfam hace un llamamiento a los gobiernos receptores de las ayudas para que capacite a sus autoridades regionales y a su sociedad civil, de manera que puedan responder de forma más eficaz a las amenazas climáticas; para que inviertan en medios de vida sostenible y mejoren la planificación urbana con el objetivo de que los barrios marginales tenga una vivienda más resistente. Asimismo, les insta a invertir en infraestructuras y servicios públicos para reducir los riesgos sanitarios.

Para la organización, la vulnerabilidad ante los desastres naturales es consecuencia directa de la pobreza y, sobre todo, “de las decisiones políticas, la corrupción y la codicia que la provocan y de la indiferencia política que permite su perpetuación”. Por ello, el informe advierte de que cuanto mayor sea el nivel de pobreza en el que vivan las personas, “menos serán los bienes disponibles para vender y superar la crisis y más durará el proceso de recuperación”.

En esta línea, el trabajo de Oxfam detecta cuatro tendencias que provocarían el incremento de la vulnerabilidad ante estos fenómenos. En primer lugar, ha aumentado el número de personas que viven en chabolas urbanas construidas sobre terrenos precarios. En segundo lugar, la mayor presión a la que se ven sometidos los terrenos agrarios rurales “hará que aumente la inseguridad alimentaria.

En tercer lugar, la degradación del medio ambiente obligará a las personas a huir de sus hogares, “destrozando sus medios de vida y redes de apoyo comunitarias”, según apunta. Por último, Oxfam destaca que el aumento del desempleo provocará “un aumento de las necesidades humanitarias en algunos países”.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails