lunes, 25 de mayo de 2009

Científicos y habitantes del Ártico colaboran en una investigación sobre los retos del cambio climático

Comparar los casos de ocho países árticos para comprobar la adaptación y vulnerabilidad de sus habitantes al cambio climático es la finalidad del proyecto de investigación CAVIAR, enmarcado en el Año Polar Internacional, informó el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Las regiones árticas se enfrentan a numerosos retos a medida que las temperaturas aumentan allí el doble de rápido que la media mundial. En algunas comunidades del norte de Noruega, los patrones de los vientos están cambiando y los peces se van desplazando hacia el norte. Los habitantes de Tuktoyaktuk (norte de Canadá) llevan mucho tiempo contemplando cómo se erosionan sus costas, pero este proceso podría acelerarse debido al incremento de las temperaturas y a la mayor fuerza de las tormentas.

"Lo que hace que este proyecto sea único es que incluye a todas las partes interesadas desde el principio y a lo largo de todo el proyecto de investigación. Ellos son los que definen la investigación", explicó Grete K. Hovelsrud, directora del proyecto e investigadora principal del Centro para la Investigación del Clima y el Medio Ambiente de Oslo. Hovelsrud y su equipo han presentado la iniciativa a las comunidades del Ártico para que, si están interesadas, se inicie un diálogo entre los investigadores y las partes involucradas. "Nos cuentan cuáles son las cuestiones más importantes en sus comunidades, ya sean de índole social, política o medioambiental", señaló la antropóloga.

Investigadores noruegos y canadienses han viajado recientemente hasta el norte de Noruega para intercambiar conocimientos y conocer a algunos de los habitantes que colaboran en el proyecto. "Hay una tendencia por parte de los investigadores que trabajan en el Ártico canadiense a recopilar información, pero sin compartirla con la comunidad. Uno de los objetivos más importantes de este proyecto es conseguir que esos resultados lleguen a la comunidad. Cuando las comunidades dispongan de esa información, les será más fácil tomar decisiones respecto a riesgos futuros", explicó Mark Andrachuk, investigador de la Universidad de Guelph (Canadá).

Formar parte del plan tiene "ventajas e inconvenientes, porque el cambio climático conlleva retos para la comunidad", afirmó Inger Katrine Juuso, alcaldesa de Nesseby, uno de los municipios noruegos que participan en el proyecto. Sin embargo, Juuso se alegra de que las comunidades adquieran visibilidad y sean conscientes de los cambios. "La fuerza de los vientos ha aumentado, las lindes de los bosques se desplazan, el número de depredadores está creciendo", apuntó.

"La gente habla de que los inviernos están cambiando", comentó Toril Svendsen, un director de proyecto en el municipio de Lebesby, otro pueblo del norte de Noruega. "Los inviernos son más suaves de lo que solían ser. Si esto sigue así, acabaremos esperando hasta febrero para tener las condiciones de nieve a las que estamos acostumbrados. Esto crea retos para la industria del turismo, pero también es problemático para nuestro bienestar general. Aquí está oscuro en diciembre y enero. Estamos acostumbrados a que la nieve aporte algo de luz", explicó Svendsen.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails