jueves, 3 de julio de 2008

Dirigibles ecológicos

Las ventajas de los dirigibles o zeppelines para el medio ambiente son varias: un gasto de combustible mínimo en comparación con los aviones convencionales; o que la mayoría no necesita pistas de aterrizaje o despegue, por lo que su uso no obligaría a ampliar los aeropuertos. Asimismo, algunos modelos alcanzan los 200 km/h, la misma celeridad que un tren de alta velocidad, y vuelan a una altura en la que no se necesita presurizar la cabina.

Por otra parte, no fue la falta de seguridad la que hizo explotar al famoso Hindenburg en 1937, sino la propaganda. Los nazis querían demostrar a toda costa su poderío tecnológico, y lo llenaron del inflamable gas hidrógeno. Normalmente, estos aparatos llevan helio, un gas inerte, pero su uso les había sido vetado por Estados Unidos, el principal suministrador mundial.

Por ello, algunas iniciativas ya se lo están tomando en serio. Es el caso del Zeppelin NT: este 10 de julio tiene previsto realizar su primer vuelo comercial sobre Londres. Con el patrocinio de una conocida marca de cervezas, sobrevolará el cielo de la capital británica de manera habitual durante este verano. Posteriormente, la idea de sus responsables es ofrecer más vuelos (un modelo similar ya está operativo en Japón) que le lleven a San Francisco.

El Zeppelin NT incorpora algunos avances que le hacen muy superior a sus "abuelos". Por ejemplo, es mucho más manejable gracias a su "empuje vectorial", un sistema similar al utilizado por los aviones Harrier. De esta manera, consigue ser menos vulnerable a las ráfagas de viento, uno de los principales enemigos de los dirigibles.

En cualquier caso, no se trata de la única iniciativa destacable. A mediados de los años 90, la compañía alemana Cargolifter AG construyó el CL160, un dirigible pensado para el transporte de mercancías pesadas. Sus responsables también construyeron un hangar gigante, uno de los más grandes del mundo, en Brand, cerca de Berlín, pero la compañía se declaró insolvente en 2002 y ahora alberga un parque acuático.


En 2005, la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés) financiaba con 3.200.000 dólares a la empresa californiana Aeros para poner en marcha su programa "Walrus". Su objetivo, desarrollar un dirigible mucho más manejable y estable que los conocidos en ese momento, ideal por ejemplo para misiones de rescate.

Aunque la DARPA finalizó su programa, Aeros ha seguido desarrollando su tecnología, como un diseño más aerodinámico, unos turbopropulsores, una estructura de fibra de vidrio y de carbono más ligera, o el sistema "COSH", que permite despegues y aterrizajes más rápidos comprimiendo y descomprimiendo el helio. Así, sus responsables cuentan con diversos prototipos, como el Aeros 40D, un modelo flexible que incluye los últimos adelantos del sistema COSH; o el Aeroscraft ML866, con 465 metros cuadrados de cabina, una capacidad de carga de hasta 400 toneladas, y una velocidad máxima de 220 km/h. En este último caso se espera realizar un test de vuelo para 2010.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails