martes, 3 de junio de 2008

14 pre­gun­tas so­bre el cam­bio cli­má­ti­co

1) ¿Qué es y de qué de­pen­de el cli­ma?
Des­de el si­glo XX el cli­ma pu­so én­fa­sis en los cam­bios de es­ta­do de la at­mós­fe­ra. El cli­ma es­tá go­ber­na­do por la ra­dia­ción so­lar y es el re­sul­ta­do de las in­te­rac­cio­nes de cin­co sub­sis­te­mas: at­mós­fe­ra (ca­pa ga­seo­sa que ro­dea el pla­ne­ta), hi­drós­fe­ra (aguas con­ti­nen­ta­les y ma­ri­nas), criós­fe­ra (agua en es­ta­do só­li­do), li­tós­fe­ra (equi­li­brio en­tre to­dos los com­po­nen­tes de in­te­rac­ción or­gá­ni­ca y mi­ne­ral) y biós­fe­ra (evo­lu­ción na­tu­ral del me­dio am­bien­te). La ener­gía so­lar es ab­sor­bi­da por la su­per­fi­cie te­rres­tre y re­mi­ti­da al es­pa­cio por cier­tos ga­ses at­mos­fé­ri­cos, lo que pro­du­ce el de­no­mi­na­do ‘efec­to in­ver­na­de­ro’.


2) ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la at­mós­fe­ra de la Tie­rra has­ta lle­gar a su con­fi­gu­ra­ción ac­tual?
La at­mós­fe­ra es la ca­pa pro­tec­to­ra, cons­ti­tui­da por ga­ses, que en­vuel­ven al pla­ne­ta. El pe­río­do de for­ma­ción de la Tie­rra du­ró mi­llo­nes de años y a me­di­da que fue en­frián­do­se se fue ha­cien­do más es­ta­ble. La vi­da tie­ne co­mien­zo 3.500 mi­llo­nes de años atrás con una at­mós­fe­ra irres­pi­ra­ble pa­ra los se­res ac­tua­les. Ha­ce 1.500 mi­llo­nes de años, ocu­pan­do el oxí­ge­no só­lo el 1% de los pro­duc­tos at­mos­fé­ri­cos, se for­ma la ca­pa de ozo­no. Y 700 mi­llo­nes de años des­pués las con­cen­tra­cio­nes de ozo­no y oxí­ge­no se acer­ca­ron a las ac­tua­les. La com­po­si­ción ac­tual de la at­mós­fe­ra tie­ne la si­guien­te pro­por­ción: ni­tró­ge­no, 78,084%; oxí­ge­no, 20,946; ar­gón, 0,934; dió­xi­do de car­bo­no, 360 ppm; neón, 18,18 ppm; he­lio, 5,24 ppm; me­ta­no, 1,6 ppm; krip­tón, 1,14 ppm; hi­dró­ge­no, 0,5 ppm; óxi­do ni­tro­so, 0,3 ppm; y xe­nón, 0,087 ppm.

3) ¿Qué es el efec­to in­ver­na­de­ro?
La ra­dia­ción so­lar se com­po­ne de va­rias frac­cio­nes, en­tre ellas la in­fra­rro­ja, la vi­si­ble y la ul­tra­vio­le­ta. En la su­per­fi­cie de la Tie­rra una par­te es ab­sor­bi­da, pe­ro otra es re­fle­ja­da de nue­vo ha­cia el ex­te­rior y cae en la ra­dia­ción in­fra­rro­ja, que se es­ca­pa­ría al es­pa­cio si en la at­mós­fe­ra no exis­tie­ran mo­lé­cu­las que la atra­pan. Esas mo­lé­cu­las co­rres­pon­den, por el efec­to que pro­du­cen, a los ‘ga­ses in­ver­na­de­ros’. La fo­to­sín­te­sis re­du­jo las con­cen­tra­cio­nes de dió­xi­do de car­bo­no, pe­ro las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les des­de el si­glo XVIII con­tri­bu­ye­ron al au­men­to de su con­cen­tra­ción.

4) ¿Se da es­te efec­to en otros pla­ne­tas?
Don­de exis­te at­mós­fe­ra, el efec­to in­ver­na­de­ro es­tá pre­sen­te. Mer­cu­rio, el pri­me­ro de los pla­ne­tas del sis­te­ma so­lar, no lo po­see por ca­re­cer de ella, al igual que se da en la Lu­na. Ve­nus, por ca­so, po­see una at­mós­fe­ra es­pe­sa cons­ti­tui­da por dió­xi­do de car­bo­no y va­por de agua, pe­ro en tan al­ta pro­por­ción que am­bos pro­duc­tos ge­ne­ran un po­ten­te efec­to in­ver­na­de­ro del que re­sul­ta una tem­pe­ra­tu­ra que os­ci­la en­tre 400 y 800 gra­dos.

5) ¿Ha exis­ti­do siem­pre el efec­to in­ver­na­de­ro?
Siem­pre exis­tió en la Tie­rra el efec­to in­ver­na­de­ro que com­pen­sa­ba la de­bi­li­dad de las ra­dia­cio­nes so­la­res. Ac­tual­men­te, exis­te tam­bién un fe­nó­me­no pro­vo­ca­do por dió­xi­do de car­bo­no y va­por del agua. Ha­ce 4.500 mi­llo­nes de años la lu­mi­no­si­dad so­lar era un 25% me­nor a la ac­tual. El pa­pel mo­de­ra­dor del dió­xi­do de car­bo­no es una de las cla­ves de la evo­lu­ción de nues­tro pla­ne­ta y de su ha­bi­ta­bi­li­dad, des­de ha­ce 3.500 mi­llo­nes de años.

6) ¿Qué ga­ses ori­gi­nan el efec­to in­ver­na­de­ro?
Los ga­ses más im­por­tan­tes que ge­ne­ran el efec­to in­ver­na­de­ro son: dió­xi­do de car­bo­no, va­por de agua, me­ta­no, óxi­do ni­tro­so, ozo­no, CFC y sus sus­ti­tu­tos. El dió­xi­do de car­bo­no y el va­por de agua son dos com­po­nen­tes na­tu­ra­les de la at­mós­fe­ra. El pri­me­ro vie­ne ex­pe­ri­men­tan­do un cre­ci­mien­to y se lo con­si­de­ra el se­gun­do gas in­ver­na­de­ro más im­por­tan­te.
  • Dió­xi­do de car­bo­no: es un gas in­co­lo­ro e ino­do­ro, cons­ti­tu­yen­te de la at­mós­fe­ra en una pro­por­ción es­ti­ma­da del 0,00033 por 100, con un tiem­po va­ria­ble de re­si­den­cia de en­tre 500 y 200 años.
  • Va­por de agua: es el gas in­ver­na­de­ro más im­por­tan­te, aun­que su ori­gen na­tu­ral es el más di­fí­cil de con­tro­lar.
  • Me­ta­no: De la fór­mu­la CH4, es el hi­dro­car­bu­ro sa­tu­ra­do más sen­ci­llo y el prin­ci­pal en la at­mós­fe­ra. Es más li­ge­ro que el ai­re, in­co­lo­ro, ino­do­ro e in­fla­ma­ble.
  • Oxi­do ni­tro­so: De fór­mu­la N20, es el más abun­dan­te de to­dos los óxi­dos de ni­tró­ge­no (don­de se en­glo­ban 7 com­pues­tos) y es un gas pro­du­ci­do por la fer­men­ta­ción bac­te­ria­na.
  • Clo­ro­fluo­ro­car­bu­ros: Los CFC son una fa­mi­lia de ga­ses de­ri­va­dos de hi­dro­car­bu­ros sen­ci­llos, co­mo el me­ta­no o el eta­no, don­de los áto­mos de hi­dró­ge­no fue­ron sus­ti­tui­dos por ha­ló­ge­nos.
  • Sus­ti­tu­tos de los CFC: pa­ra sus­ti­tuir los com­pues­tos an­te­rio­res, se pro­pu­sie­ron nue­vas fa­mi­lias de pro­duc­tos quí­mi­cos con di­fe­ren­tes im­pac­tos am­bien­ta­les so­bre la ca­pa de ozo­no.
7) ¿Qué en­ten­de­mos co­mo cam­bio cli­má­ti­co?
El cli­ma es el re­sul­ta­do del ba­lan­ce ener­gé­ti­co en­tre la ra­dia­ción so­lar ab­sor­bi­da por el sis­te­ma y la for­ma en que és­ta se dis­tri­bu­ye en­tre con­ti­nen­tes, océa­nos y at­mós­fe­ra. Hay tres pro­ce­sos cau­san­tes de un cam­bio cli­má­ti­co a es­ca­la glo­bal:
  • La mo­di­fi­ca­ción de la can­ti­dad de ener­gía que lle­ga a la par­te ex­te­rior de la at­mós­fe­ra de­bi­do a las al­te­ra­cio­nes en el Sol o por los mo­vi­mien­tos de la Tie­rra y del Sis­te­ma So­lar.
  • Los cam­bios en la res­pues­ta de la su­per­fi­cie te­rres­tre a la ra­dia­ción por la va­ria­ción de las pro­pie­da­des re­flec­to­ras del sue­lo (de­fo­res­ta­ción, cam­bios de uso).
  • La al­te­ra­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas ra­dia­ti­vas de la at­mós­fe­ra co­mo con­se­cuen­cia de los cam­bios en su com­po­si­ción quí­mi­ca.
8) ¿Por qué el cam­bio cli­má­ti­co ha lle­ga­do a ser el pro­ble­ma am­bien­tal más im­por­tan­te?
Por cua­tro ra­zo­nes el cam­bio cli­má­ti­co es el pro­ble­ma am­bien­tal más im­por­tan­te. En pri­mer lu­gar, por su ‘ca­rác­ter glo­bal’ ya que, des­pués de la se­gun­da Gue­rra Mun­dial afec­tan al pla­ne­ta en su con­jun­to -an­tes eran lo­ca­les o re­gio­na­les. La ‘per­sis­ten­cia’ de pro­duc­tos con­ta­mi­nan­tes que po­si­bi­li­tan su trans­por­te a áreas le­ja­nas. La ‘ra­pi­dez’ con que se ge­ne­ran, lo que pro­vo­ca años en equi­li­brar las con­di­cio­nes an­te­rio­res. Por úl­ti­mo, la ‘in­cer­ti­dum­bre’ por­que afec­ta a una gran can­ti­dad de va­ria­bles.

9) ¿Po­de­mos afir­mar ya con se­gu­ri­dad que el ser hu­ma­no es el res­pon­sa­ble del mis­mo?
Pe­se al de­ba­te que exis­te so­bre sus cau­sas, las prue­bas del cam­bio cli­má­ti­co son irre­fu­ta­bles. El re­gis­tro his­tó­ri­co de las tem­pe­ra­tu­ras, los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos más in­ten­sos o el pro­ce­so de fu­sión de los gla­cia­res al­pi­nos y po­la­res mues­tran que al­go preo­cu­pan­te es­tá ocu­rrien­do en el cli­ma. Las cau­sas del cam­bio pue­den ser múl­ti­ples. El Sol tie­ne se­gún va en­ve­je­cien­do va ha­cién­do­se más ca­lien­te. Las va­ria­cio­nes en el eje de la ór­bi­ta de la Tie­rra pro­vo­can in­cli­na­cio­nes que da­rían lu­gar a en­fria­mien­tos. En la dis­cu­sión so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des hay in­te­re­ses en­con­tra­dos co­mo el de las in­dus­trias pe­tro­le­ras, eléc­tri­cas y au­to­mo­tri­ces a las que no les con­vie­ne su­frir res­tric­cio­nes.

10) ¿Tie­nen to­dos los paí­ses la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad en el cam­bio de cli­ma?
El mun­do se en­cuen­tra di­vi­di­do en dos gran­des blo­ques: Nor­te de­sa­rro­lla­do y Sur em­po­bre­ci­do. Los pro­ble­mas am­bien­ta­les afec­tan a to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, no to­dos los paí­ses tie­nen igual res­pon­sa­bi­li­dad en su gé­ne­sis. El por­cen­ta­je de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bo­no por paí­ses es la si­guien­te: Es­ta­dos Uni­dos, 35%; Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, 26; Asia, 13,3; Ex URSS, 13,2; Eu­ro­pa del Es­te, 6,6; Amé­ri­ca la­ti­na, 2,9; Afri­ca, 1,8; y Ocea­nía, 1,2.

11) ¿Có­mo afec­ta­rá el cam­bio cli­má­ti­co a los se­res hu­ma­nos?
El dió­xi­do de car­bo­no es tó­xi­co en ani­ma­les y hom­bres en con­cen­tra­cio­nes muy ele­va­das: a un 12% de oxí­ge­no hay que res­pi­rar muy rá­pi­do y se ex­pe­ri­men­tan fuer­tes ja­que­cas y por de­ba­jo de esa con­cen­tra­ción apa­re­ce la in­cons­cien­cia. Pe­ro los ries­gos no se re­pre­sen­tan por vía res­pi­ra­to­ria si­no por las va­ria­cio­nes del cli­ma: as­cen­sos en el ni­vel del mar, se­quías o inun­da­cio­nes. Tam­bién es­tá la­ten­te la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des.

12) ¿Có­mo afec­ta­ría el cam­bio cli­má­ti­co a las es­pe­cies ani­ma­les?
La tem­pe­ra­tu­ra ac­túa en los se­res vi­vos ace­le­ran­do las reac­cio­nes quí­mi­cas de su me­ta­bo­lis­mo, lo que in­flu­ye en su fi­sio­lo­gía. En cuan­to al agua, es una sus­tan­cia fun­da­men­tal pa­ra la vi­da y tam­bién li­mi­tan­te pa­ra mu­chas es­pe­cies. La cla­ve de la res­pues­ta bio­ló­gi­ca a los cam­bios ex­te­rio­res se en­cuen­tra en la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. Así, cuan­to más brus­co y rá­pi­do sea la mo­di­fi­ca­ción, ma­yor di­fi­cul­tad de res­pues­ta ha­brá en las es­pe­cies.

13) ¿Có­mo afec­ta­rá el cam­bio cli­má­ti­co a la ve­ge­ta­ción, los cul­ti­vos y los há­bi­tats?
Los ve­ge­ta­les to­man el dió­xi­do de car­bo­no y pro­du­cen oxí­ge­no, ade­más de re­gu­lar la hu­me­dad y fi­ja­ción los sue­los. En pro­me­dio, un ár­bol de en­tre 15 y 20 me­tros, pro­du­ce anual­men­te al­re­de­dor de tres mi­llo­nes de li­tros de oxí­ge­no y se ne­ce­si­tan 210 ár­bo­les pa­ra ab­sor­ber una to­ne­la­da de dió­xi­do de car­bo­no. Las plan­tas de­pen­den de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas (hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra) pa­ra su lo­ca­li­za­ción por lo que, en si­tua­cio­nes ad­ver­sas, se des­pla­zan ha­cia lu­ga­res más fa­vo­ra­bles.

14) Como varió la climatología y cómo variará
La ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na in­di­ca que el cli­ma es­tá cam­bian­do con tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das y más ba­jas a las ha­bi­tua­les y fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos in­ten­sos co­mo inun­da­cio­nes, ven­da­va­les, tor­na­dos u olas de ca­lor: una at­mós­fe­ra más ca­lien­te im­pli­ca ma­yor ener­gía y sus ma­ni­fes­ta­cio­nes las ve­mos en la vio­len­cia en es­tos ti­pos de su­ce­sos.

5 comentarios:

Laura dijo...

Hola Herbert...felicitaciones por el blog. Sabías del referendo que se esta pasando en Colombia por el Agua?
Saludos desde mi blog, PARÉNTESIS.

Herbert Delgado Mercado dijo...

Gracias Laura por tu visita y comentario. Recien me estoy informando sobre el referendo que habra en el amigo pais de Colombia ... El agua es muy importante para la vida en el planeta y se debe lograr acceso al agua potable como un derecho humano fundamental ... y velar por que nuestros descendientes puedan contar con agua par auna vida digna.

Espero seguir contando con su visita.

Herbert Delgado
Arequipa

Anónimo dijo...

el cambio climatico es problema del ser humano y que no hacemos nada por impedirlo...y dentro de x tiempo nos afectara a todos porque sera demasiado tarde solucionarlo..

marines dijo...

necsito hacer un trabajo de investigacion sobre la evolucion de la atmosfera de la tierra hasta llegar a su configuracion actual mucho le agradeceria su ayuda Gracias

Anónimo dijo...

es la peor pagina que he visto en toda mi vida q chichipatos mejorenla me exite con ella pobresitos viven en la loma

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails